Se aceptan nuevos pacientes
Todas las formas de seguros aceptadas
Para una cita llame al
630.882.0264

Dolor Pélvico

El dolor pélvico puede resultar de una variedad de condiciones. Frecuentemente, lo causa el funcionamiento normal de los órganos reproductivos femeninos. A veces puede ser causado por condiciones urgentes que requieren de atención de emergencia, como la apendicitis o un embarazo tubárico rupturado. En otras instancias, el dolor pélvico puede ser causado por condiciones posiblemente serias que podrían requerir tratamiento médico. Entre estas causas están:

 

 


Enfermedad Inflamatoria Pélvica

Dolor Pélvico Nombres

EIP; Ooforitis; salpingitis; salpingo ooforitis; salpingo peritonitis.

Dolor Pélvico Definición

Es un término general que hace referencia a la infección que compromete el revestimiento del útero, las trompas de Falopio o los ovarios (ver también endometritis).

Dolor Pélvico Causas, incidencia y factores de riesgo

Del 90 al 95% de todos los casos de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) son causados por los mismos organismos responsables de las enfermedades bacterianas de transmisión sexual (como la clamidia, gonorrea, micoplasma, estafilococo y estreptococo). Aunque la transmisión sexual es la causa más común de esta condición, las bacterias pueden penetrar en el organismo después de una intervención o procedimiento ginecológico, como la implantación de un DIU (dispositivo intrauterino utilizado como anticonceptivo), después de un parto, de un aborto espontáneo (aborto natural), de un aborto electivo o terapéutico o de una biopsia del endometrio.

En los Estados Unidos, cerca de 1 millón de mujeres desarrollan EIP anualmente y se estima que 1 de cada 8 adolescentes sexualmente activas desarrollarán esta enfermedad antes de los 20 años. Dado que la enfermedad inflamatoria pélvica generalmente no se diagnostica en forma completa, los datos estadísticos probablemente son más altos de lo estimado.

Los factores de riesgo incluyen la actividad sexual durante la adolescencia, los compañeros sexuales múltiples, los antecedentes de EIP, antecedentes de cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS) y el uso de anticonceptivos que no son de barrera. El uso del DIU (dispositivo intrauterino) puede aumentar el riesgo de desarrollo de esta enfermedad en el momento de la inserción.

Se cree que en algunos casos los anticonceptivos orales (“la píldora”) pueden aumentar el ectropión cervical, una condición que permite un acceso más fácil al tejido donde las bacterias pueden proliferar. Sin embargo, este tipo de anticonceptivospueden, en otros casos, jugar un papel importante como protección contra la enfermedad pélvica inflamatoria, ya que estimulan en el organismo la producción de un moco cervical más espeso que dificulta la penetración del semen (que puede contener bacterias). Esto dificulta la transmisión de bacterias al útero a través del semen.

Dolor Pélvico Síntomas

Entre los síntomas más comunes de la EIP se pueden mencionar:

  • Secreción vaginal con color, consistencia u olor anormal
  • Dolor abdominal localizado o generalizado
  • Fiebre: (no siempre se presenta)
    • puede ser transitoria o permanente
    • alta o baja

Otros síntomas inespecíficos que pueden verse en la EIP comprenden:

  • Escalofríos
  • Sangrado o manchado menstrual irregular
  • Aumento del cólico menstrual
  • Ausencia de la menstruación
  • Aumento del dolor durante la ovulación
  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Sangrado después de la relación sexual
  • Dolor en la parte baja de la espalda
  • Fatiga
  • Inapetencia
  • Náuseas con o sin vómitos
  • Micción frecuente
  • Micción dolorosa
  • Sensibilidad en ciertos puntos

Nota: Es posible que no se presenten síntomas. A menudo se descubre que las mujeres que experimentan embarazos ectópicos (el embrión se implanta en las trompas de Falopio en lugar de hacerlo en el útero) o infertilidad tienen la llamada EIP “silenciosa” que usualmente es causada por una infección por clamidia.

Dolor Pélvico Signos y exámenes

Un examen general puede revelar fiebre y sensibilidad abdominal. El examen de la pelvis puede mostrar flujo, movimiento y sensibilidad cervical (dolor con el movimiento del cuello uterino durante un examen pélvico), un cuello uterino que sangra fácilmente, al igual que sensibilidad uterina y ovárica.

Los exámenes comprenden:

  • Conteo de glóbulos blancos
  • ESR (tasa de eritrosedimentación)
  • Examen microscópico con preparación en fresco o montaje en fresco
  • Gonadotropina coriónica humana en suero (prueba de embarazo)
  • Cultivo endocervical para gonorrea, clamidia y otros organismos
  • Laparoscopia (puede ser necesaria)
  • Ultrasonido o TC pélvicos (puede ser necesario)

Dolor Pélvico Tratamiento

Cuando se diagnostica EIP leve tempranamente se puede tratar en forma ambulatoria con antibióticos y con un seguimiento continuo, mientras que los casos más complicados o aquellos que involucran infecciones diseminadas o bien establecidas pueden requerir hospitalización de la paciente. Se utilizan antibióticos intravenosos, seguidos por lo general de ciclos de antibióticos orales. La cirugía se considera para casos complicados persistentes que no responden a un tratamiento adecuado con antibióticos. El tratamiento concurrente de las parejas sexuales, al igual que el uso de condones, es esencial durante el curso del tratamiento.

Dolor Pélvico Expectativas (pronóstico)

En el 15% de los casos, la terapia inicial con antibióticos fracasa y el 20% experimenta recurrencias de EIP en algún momento durante los años reproductivos.

Dolor Pélvico Complicaciones

El riesgo de embarazo ectópico aumenta de 1 en 200 a 1 en 20 después de haber tenido EIP.

Los riesgos de infertilidad también aumentan:

  • 15% de riesgo de infertilidad luego del primer episodio de EIP
  • 30% de riesgo de infertilidad después de 2 episodios de EIP
  • 50% de riesgo de infertilidad después de 3 o más episodios de EIP

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se presentan síntomas de EIP, si se sospecha que ha habido exposición a enfermedades de transmisión sexual o si el tratamiento para dichas enfermedades no parece ser efectivo.

Prevención

Entre las medidas preventivas se pueden mencionar las prácticas de sexo seguro, el seguimiento de las recomendaciones dadas por el médico después de incidentes o procedimientos ginecológicos, la realización un tratamiento adecuado y oportuno cuando se presenten enfermedades de transmisión sexual y el tratamiento obligatorio de las parejas sexuales.

El riesgo de una enfermedad inflamatoria pélvica se puede reducir practicando exámenes regulares para enfermedades de transmisión sexual y que las parejas se hagan pruebas antes de tener relaciones sexuales. Los exámenes pueden detectar enfermedades de transmisión sexual que pueden aún no estar produciendo síntomas.

Actualizado: 2007

Versión en inglés revisada por: Bryan R. Hecht, M.D., Department of Obstetrics and Gynecology, Northeastern Ohio Universities College of Medicine, Rootstown, OH. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

[Artículo de la Enciclopedia Médica MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU y los Institutos Nacionales de Salud.]

 

 


Endometriosis

Endometriosis Definición

La endometriosis es una condición en la cual el tejido, que normalmente recubre el útero (el endometrio), crece en otras áreas del cuerpo, causando dolor, sangrado irregular y, con frecuencia, infertilidad.

Por lo general, el crecimiento del tejido ocurre en el área pélvica, fuera del útero, en los ovarios, intestino, recto, vejiga y el delicado revestimiento de la pelvis; aunque también puede presentarse en otras áreas del cuerpo.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La causa de la endometriosis es desconocida, aunque se han propuesto un gran número de teorías. La teoría de la menstruación retrógrada dice que las células del endometrio (liberadas durante la menstruación) pueden retornar por las trompas de Falopio hacia la pelvis donde se implantan y crecen en las cavidades pélvica y/o abdominal.

La teoría del sistema inmunológico sugiere que una deficiencia en este sistema permite que el tejido menstrual se implante y crezca en áreas distintas al revestimiento del útero. Otra teoría sugiere que las células que recubren la cavidad abdominal pueden desarrollar endometriosis espontáneamente. Una teoría genética propone que ciertas familias presentan factores de predisposición que conllevan a la endometriosis.

Una vez las células endometriales se implantan en un tejido fuera del útero se pueden convertir en un problema, pues cada mes los ovarios producen hormonas que estimulan a las células del revestimiento uterino a que se multipliquen y se preparen para recibir un óvulo fecundado (se inflaman y engrosan).

Las células endometriales fuera del útero responden de la misma manera ante esta señal, pero carecen de la capacidad de separarse del tejido donde están alojadas y desprenderse durante el siguiente período menstrual. En ocasiones, sangran un poco pero sanan y son estimuladas de nuevo durante el siguiente ciclo.

Este proceso continuo produce cicatrizaciones y adherencias en las trompas y ovarios, así como alrededor de las fimbrias tubáricas (proyecciones en forma de dedos en el extremo de las trompas de Falopio). Estas adherencias pueden dificultar o imposibilitar la transferencia del óvulo desde el ovario hasta la trompa de Falopio; también pueden impedir el paso de un óvulo fertilizado desde la trompa de Falopio hasta el útero.

De vez en cuando, las células en crecimiento penetran la dura cubierta del ovario y comienzan a multiplicarse. Estas células pueden acumular grandes cantidades de sangre y formar lo que acertadamente se denomina quiste ovárico de sangre (endometrioma). Se conoce de quistes que han llegado a crecer hasta el tamaño de un huevo de gallina o incluso el de una naranja, y por lo general son muy dolorosos. Con el tiempo, la sangre acumulada se oscurece, razón por la cual estos quistes suelen ser llamados ‘quistes de chocolate’.

La endometriosis es un problema común en las mujeres y se presenta en un estimado del 10% de ellas durante sus años reproductivos. La prevalencia puede llegar hasta un 25 a 35% en mujeres infértiles. Aunque la endometriosis suele ser diagnosticada entre los 25 y 35 años, el problema comienza alrededor del momento del inicio de la menstruación.

Cuando la madre o hermana de una mujer han padecido de endometriosis, ésta corre un riesgo 6 veces mayor de desarrollar esta condición que la población general. Otros posibles factores incluyen el inicio temprano de la menstruación, los ciclos menstruales regulares y los períodos que duran 7 días o más.

Endometriosis Síntomas

  • períodos menstruales dolorosos en aumento
  • dolor abdominal bajo o calambres pélvicos que puede sentirse durante una o dos semanas antes del período y/o durante la menstruación (el dolor y los calambres pueden ser permanentes y sordos o muy severos)
  • dolor en la parte inferior de la espalda o en la pelvis que puede presentarse en cualquier momento del ciclo menstrual
  • dolor durante o después de la relación sexual
  • dolor con los movimientos del intestino
  • manchado premenstrual
  • infertilidad

Nota: en muchos casos no se presentan síntomas. De hecho, algunas mujeres con casos severos de endometriosis nunca han sentido dolor, mientras que otras con apenas unas cuantas adherencias pequeñas sufren malestar severo.

Endometriosis Signos y exámenes

Un examen pélvico puede revelar la presencia de nódulos blandos con una consistencia tumoral. Estos suelen encontrarse en la pared posterior de la vagina o anexos (regiones ováricas) y en ocasiones pueden palparse en cicatrices de heridas que ya han sanado, especialmente las de una episiotomía y de una cesárea. Puede haber dolor con el movimiento uterino y el útero puede estar fijo o retrovertido. Un examen de ultrasonido pélvico puede detectar un endometrioma en un ovario. Una laparoscopia es necesaria para el diagnóstico definitivo, pero la mayoría de las pacientes pueden comenzar el tratamiento sin esta.

Endometriosis Tratamiento

El tratamiento depende del grado de los síntomas que se experimenten, el alcance de la enfermedad (determinado por medio de una laparoscopia), el deseo de futuros embarazos y la edad de la mujer.

La observación puede ser el tratamiento adecuado para mujeres jóvenes con un mínimo grado de endometriosis y de sus síntomas. Es importante que la mujer mantenga un programa regular de exámenes médicos (cada 6 a 12 meses) para conocer los cambios o progreso de la enfermedad.

El tratamiento con medicamentos puede estar enfocado hacia diferentes estrategias. La terapia con analgésicos, utilizada sólo para tratar el malestar de la enfermedad, puede prescribirse para mujeres con dolores premenstruales de leves a moderados, a quienes no se les ha detectado anomalías a través del examen pélvico, ni han manifestado deseos inmediatos de quedar embarazadas.

Se puede lograr un pseudoembarazo (un estado parecido al embarazo), mediante regímenes de medicamentos hormonales. Este enfoque fue desarrollado en respuesta a la regresión de la endometriosis observada durante el embarazo. El pseudoembarazo puede ser inducido con anticonceptivosorales que contengan estrógenos y progesterona. Este procedimiento toma de seis a nueve meses y mejora la mayoría de los síntomas, pero no evita la formación de tejido cicatricial ni de adherencias, producto de la enfermedad. Los efectos secundarios potenciales, como manchado significativo puede limitar esta opción de tratamiento.

Los medicamentos de progesterona en sí son otro tratamiento hormonal efectivo para la endometriosis. Se pueden utilizar pastillas o inyecciones de progesterona. Para algunas pacientes pueden representar un problema los posibles efectos secundarios de estos agentes, que incluyen depresión, aumento de peso y aparición de manchas.

La pseudomenopausia (un estado que se asemeja a lamenopausia) se desarrolló como un medio de tratamiento, en vista de la regresión de la endometriosis observada después de la menopausia. El Danazol, un medicamento hormonal androgénico (de características masculinas) débil, se puede utilizar para reducir los niveles naturales de estrógeno y progesterona a niveles bajos. Algunos estudios han demostrado que el uso de Danazol puede ser mejor que el régimen delpseudoembarazo en el control de los síntomas y el progreso de la enfermedad en mujeres con una endometriosis de moderada a severa. Sin embargo, debido a los posibles efectos secundarios del Danazol en la actualidad se prescribe con menos frecuencia que algunos medicamentos más nuevos.

Se ha desarrollado una nueva clase de medicamentos antigonadotropinas que también producen un estadopseudomenopáusico en las mujeres. Estos medicamentos, como el Synarel y el Depolupron (marcas comerciales) previenen la estimulación de la pituitaria para la producción de la HEF (hormona de estimulación del folículo) y la HL (hormona luteinizante), lo cual impide que el ovario produzca estrógeno. Los efectos secundarios potenciales de estos medicamentos son síntomas menopáusicos como sofoco, resequedad vaginal, cambios en el estado de ánimo y pérdida temprana de calcio de los huesos. El tratamiento con uno de estos agentes por lo general se limita a seis meses o menos debido a los efectos sobre la densidad ósea.

La cirugía (ya sea laparoscopia o laparotomía) suele utilizarse exclusivamente en mujeres con endometriosis muy severas que presentan adherencias e infertilidad. La cirugía conservadora intenta eliminar o destruir todo el tejido endometrial externo, eliminar las adherenias y restaurar lo mejor posible la anatomía pélvica. En raras ocasiones se puede realizar una extirpación de nervios (neurectomía) durante la cirugía como una manera de aliviar el dolor asociado con la endometriosis.

La cirugía definitiva es el tratamiento adecuado para mujeres con endometriosis severa o que padecen síntomas severos de la enfermedad y que no tienen intenciones de quedar embarazadas. Este tipo de cirugía consiste en una intervención por vía abdominal para eliminar el útero (histerectomía), ambos ovarios, ambas trompas de Falopio y cualquier remanente de adherencias o implantes endometriales. Se puede prescribir terapia de reemplazo hormonal después de la extracción de los ovarios y debe ser ajustada a las necesidades individuales de la mujer.

Endometriosis Expectativas (pronóstico)

Las tasas de fertilidad en mujeres con endometriosis leve son muy altas, aun sin terapia. La mejoría en la fertilidad, después de la cirugía de endometriosis depende del alcance de la enfermedad.

Los índices de embarazo logrados con una cirugía conservadora en mujeres que eran consideradas infértiles son de aproximadamente un 75% para los casos de endometriosis leve, 50 a 60% en los casos moderados y de un 30 a 40% en los casos severos.

Endometriosis Complicaciones

La infertilidad puede ser una consecuencia de la endometriosis, aunque no en todas las pacientes, especialmente si es leve. Se sabe que la endometriosis puede recurrir, incluso después de una histerectomía. Las demás complicaciones son poco comunes. En unos pocos casos los implantes pueden producir obstrucción de los tractos gastrointestinal o urinario.

Endometriosis Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe acudir al médico, si aparecen síntomas de endometriosis o si el dolor de espalda u otros síntomas vuelven a aparecer después de un tratamiento para esta enfermedad.

Una mujer debe considerar la posibilidad de realizarse pruebas para la detección de endometriosis si su madre o hermana ha sido diagnosticada con endometriosis o si no puede quedar embarazada después de intentar concebir durante un año.

Endometriosis Prevención

No hay prevención demostrada para la endometriosis. Las mujeres con fuertes antecedentes familiares de endometriosis pueden considerar el uso de pastillas anticonceptivas orales, ya que este tratamiento puede ayudar a evitar o retardar el desarrollo de la enfermedad.

Actualizado: 2007

Versión en inglés revisada por: Peter Chen, M.D., Department of Obstetrics & Gynecology, University of Pennsylvania Medical Center, Philadelphia, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

[Artículo de la Enciclopedia Médica MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU y los Institutos Nacionales de Salud.]

 

 


Fibromas Uterinos

Fibromas Uterinos Nombres

Fibroides uterinos; fibromiomas; leiomiomas; miomas

Fibromas Uterinos Definición

Son tumores benignos formados por tejido muscular y conectivo que se desarrollan en la pared uterina o se adhieren a ella.

Fibromas Uterinos Causas, incidencia y factores de riesgo

Se desconoce la causa de los tumores fibroides en el útero, sin embargo, parece que éstos aumentan de tamaño cuando se realizan terapias a base de estrógenos (como es el caso de losanticonceptivos orales) o durante el embarazo. El crecimiento de los fibroides parece depender de la estimulación regular por estrógenos. Esta condición casi nunca se manifiesta antes de los 20 años de edad y disminuye después de la menopausia. Mientras una mujer con fibroides esté menstruando, es probable que estos continúen su crecimiento, aunque generalmente a un ritmo bastante lento. Los fibroides pueden ser microscópicos, pero también pueden crecer hasta llenar toda la cavidad uterina y llegar a pesar varias libras. El fibroide uterino es el tumor pélvico más común y puede presentarse en un 15 a un 20% de mujeres en edad reproductiva y en un 30 a un 40% de mujeres mayores de 30 años. Esta condición se desarrolla de 3 a 9 veces más frecuentemente en las mujeres afroamericanas que en las caucásicas.

Es posible que se desarrolle un solo fibroide, aunque normalmente se presentan muchos de ellos, los cuales comienzan como pequeños plantones que se diseminan a través de las paredes musculares del útero. Los fibroides crecen lentamente y se vuelven más nodulares, introduciéndose con frecuencia en la cavidad uterina o sobrepasando sus límites normales. Muy de vez en cuando, un fibroide se sujeta a un pedúnculo largo que se encuentra adherido a la parte externa del útero; esto se denomina fibroide pedunculado.

Fibromas Uterinos Síntomas

  • Sensación de presión o de llenura en la parte inferior del abdomen
  • Calambres pélvicos o dolor durante la menstruación
  • Llenura abdominal: gases
  • Aumento de la frecuencia urinaria
  • Sangrado menstrual abundante (menorragia), a veces con el paso de coágulos de sangre, otras deriva en anemia (conteo sanguíneo bajo)
  • Dolor repentino y severo (un fibroide pedunculado se tuerce haciendo que los vasos sanguíneos que nutren al tumor también se tuerzan): es posible que en este caso se haga necesaria la hospitalización y una cirugía.

Nota: es usual que esta condición sea asintomática.

Fibromas Uterinos Signos y exámenes

El examen pélvico muestra un útero agrandado, de contorno irregular y con un aspecto tumoral. Este diagnóstico es generalmente confiable, sin embargo, en algunos casos se dificulta, especialmente en las mujeres obesas. Los tumores fibroides se han confundido con los tumores ováricos, con los procesos inflamatorios de las trompas y con el embarazo.

Usualmente se realiza un ultrasonido transvaginal o un ultrasonido pélvico para confirmar los hallazgos.

Es posible que sea necesario realizar un procedimiento de dilatación y curetaje o una laparoscopia pélvica para descartar otras condiciones potencialmente malignas.

Fibromas Uterinos Tratamiento

Los métodos de tratamiento dependen de la gravedad de los síntomas, de la edad, del estado del embarazo, del deseo de embarazos futuros, de la salud general y de las características del (los) fibroide(s). El tratamiento puede involucrar únicamente el control de los fibroides, especialmente su ritmo de crecimiento, por medio de exámenes pélvicos periódicos o de ultrasonido. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno o el naprosín) pueden ser recomendables para los cólicos en la parte inferior del abdomen o para el dolor provocado por la menstruación. Los suplementos de hierro ayudan a prevenir la anemia en las mujeres con menstruación abundante. Generalmente estos métodos son suficientes en las mujeres premenopáusicas.

El tratamiento hormonal con medicamentos como inyecciones de Depo Leuprolide hace que los fibroides se reduzcan en tamaño, pero también ocasionan efectos secundarios significativos. Este método se utiliza algunas veces por períodos cortos de tratamiento antes de un procedimiento quirúrgico o cuando la menopausia es inminente. Las hormonas desencadenan un ambiente corporal muy similar al provocado por la menopausia, de ahí que se puedan presentar efectos secundarios como sofocones, resequedad vaginal y pérdida de la densidad ósea. El tratamiento se prolonga por varios meses y durante este tiempo la disminución en la concentración de estrógenos permite que los fibroides se reduzcan. Los fibroides comienzan a crecer tan pronto como se suspende el tratamiento.

La resección histeroscópica de fibroides (procedimiento quirúrgico ambulatorio) puede ser apropiada para mujeres con fibroides que crecen en su mayoría en la cavidad uterina. En este procedimiento, se inserta una pequeña cámara e instrumentos a través del cuello de la matriz dentro del útero para retirar el tumor fibroide.

La embolización de la arteria uterina es un nuevo procedimiento que tiene como objetivo evitar cirugías mayores para los fibroides uterinos. Para realizarla, se insertan pequeños catéteres a través de las venas de la ingle y se avanzan hacia las arterias que proporcionan sangre al útero, luego se inyectan materiales para bloquear estas arterias de manera permanente. La disminución del flujo de sangre al útero puede evitar que los fibroides vuelvan a crecer y puede hacer que se reduzcan en tamaño. Los efectos a largo plazo de este procedimiento aún se desconocen y la seguridad de un embarazo después de la intervención es cuestionable.

La miomectomía, un procedimiento quirúrgico para extirpar únicamente los fibroides, es frecuentemente el procedimiento adecuado para las mujeres premenopáusicas que desean tener más hijos, ya que con éste usualmente se preserva la fertilidad. Otra de las ventajas de la miomectomía es que controla el dolor o el sangrado excesivo que experimentan algunas mujeres afectadas por fibroides uterinos. Sin embargo, con la miomectomía generalmente no se pueden retirar fibroides muy pequeños que pueden crecer y volver a provocar síntomas en el futuro.

La histerectomía total, que consiste en la extirpación del útero, es una opción curativa frecuentemente escogida por mujeres mayores.

Fibromas Uterinos Expectativas (pronóstico)

Es probable que los fibroides crezcan lentamente antes de lamenopausia. A las mujeres con fibroides diagnosticados y que desean tener hijos, se les aconseja quedar embarazadas en los primeros años de la edad adulta. Por regla general, los fibroides no interfieren con la fertilidad; sin embargo, en algunas ocasiones, un tumor obstruye las trompas de Falopio e impide que el esperma alcance y fertilice el óvulo. En otros casos, los fibroides pueden impedir que el óvulo fertilizado se implante en el revestimiento uterino, pero con un tratamiento apropiado se puede restituir la fertilidad.

Después de que el embarazo se ha establecido, los fibroides existentes crecen a causa del incremento en el flujo sanguíneo y de los niveles de estrógeno, pero generalmente vuelven a su tamaño original después del nacimiento del bebé. La mayoría de las mujeres pueden llevar el embarazo a término, pero en algunas se presentan partos prematuros debido a que no hay espacio suficiente en la cavidad uterina para llevar el embarazo a término. Es posible que se requiera la realización de una cesárea, puesto que los tumores fibroides pueden bloquear el canal del parto u ocasionar una posición fetal anormal. Después de la menopausia, rara vez se desarrollan nuevos fibroides y los que ya existen, generalmente se reducen en tamaño.

Fibromas Uterinos Complicaciones

Los fibroides pueden ocasionar infertilidad, ya que interfieren con la concepción o con la implantación del óvulo. Pueden igualmente provocar partos prematuros debido a la reducción del área de la cavidad uterina. El dolor severo o el sangrado excesivo causado por fibroides puede requerir una cirugía urgente. No es común que ocurran cambios malignos, sin embargo, éstos generalmente se presentan en mujeresposmenopáusicas. El signo de alarma más común es el crecimiento acelerado de un fibroide y frecuentemente el diagnóstico definitivo no se hace hasta el momento de la cirugía.

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se presentan cambios graduales en el patrón menstrual (flujo más abundante, aumento de los cólicos, sangrado entre los períodos) o si se siente llenura o pesadez en la parte inferior del abdomen. Esta condición se asocia frecuentemente con presión o molestia y en ocasiones interfiere con la frecuencia urinaria normal.

Actualizado: 2007

Versión en inglés revisada por: Robert L. Debernardo, M.D., Department of Obstetrics & Gynecology, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

[Artículo de la Enciclopedia Médica MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU y los Institutos Nacionales de Salud.]

AAGL member surgens have met the highest standards of gynecological surgery in the nation. Certified in Robotic Surgery