Se aceptan nuevos pacientes
Todas las formas de seguros aceptadas
Para una cita llame al
630.882.0264

Infecciones Vaginales y Urinarias

Esta es una categoría amplia, que incluye una variedad de condiciones, como:

 

 


Infección Vaginal por Levaduras

Infecciones Vaginales y Urinarias Nombres

Infección de la vagina por levaduras; candidiasis vaginal; vaginitis moniliásica

Definición

Es una infección vaginal causada más comúnmente por el hongo Candida albicans.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La Candida albicans es un organismo muy común y distribuido por todo el mundo. Normalmente, se encuentra en pequeñas cantidades en la vagina, en la mucosa bucal, en el tracto digestivo y en la piel y no ocasiona ningún tipo de síntoma o de enfermedad (aproximadamente el 25% de las mujeres tienen este microorganismo sin que se presente ningún síntoma de enfermedad).

Los síntomas aparecen cuando el equilibrio entre los microorganismos que normalmente habitan en la vagina se pierde y la población de C.albicans aumenta en relación con la de los otros microorganismos.

Esto sucede cuando el ambiente en la vagina presenta ciertas condiciones favorables que permiten que la Candida albicanscrezca y se nutra. Un medio ambiente que dificulte la supervivencia de otros microorganismos puede igualmente ocasionar un desequilibrio que conlleva a la infección por levaduras.

La infección por levaduras se puede presentar después de un tratamiento con antibióticos (especialmente con tetraciclinas) prescritos con otro fin terapeútico. Los antibióticos cambian el _equilibrio_ normal entre los organismos que habitan la vagina, inhibiendo el crecimiento de las bacterias protectoras que normalmente tienen un efecto antimicótico.

Esta infección es común en mujeres que toman anticonceptivos orales que contienen estrógenos y en mujeres embarazadas. Esto se debe el aumento de los niveles de estrógeno en el organismo. El aumento del nivel hormonal ocasiona cambios en el ambiente vaginal que lo hacen perfecto para el crecimiento y la nutrición del hongo.

Las infecciones por levadura también pueden presentarse en asociación diabetes o con problemas que afectan al sistema inmune como el SIDA o el virus del VIH.

La candidiasis vaginal no se considera una enfermedad de transmisión sexual, sin embargo, del 12 al 15% de los hombres que tienen contacto sexual con una persona infectada desarrollan síntomas como prurito y erupción en el pene.

Se debe prestar bastante atención a los episodios de candidiasis vaginal. La aparición repetitiva de infecciones inmediatamente después de un tratamiento terapéutico o una infección por levadura persistente que no responde al tratamiento puede ser el primer signo, o al menos un signo temprano, de que la persona está infectada con el VIH.

Tanto los hombres como las mujeres con infección por VIH y quienes han desarrollado SIDA pueden ser susceptibles a una infección diseminada con Candida, incluyendo candidiasis oral (en la boca), candidiasis esofágica (en el esófago) y candidiasis cutánea (en la piel).

Infecciones Vaginales y Urinarias Síntomas

  • secreción vaginal anormal
    • varía de una secreción blanca ligeramente acuosa a un flujo blanco espeso y abundante (de aspecto similar al requesón)
  • ardor y prurito en los labios y en la vagina
  • enrojecimiento y/o inflamación de la piel de la vulva
  • relaciones sexuales dolorosas
  • micción dolorosa

 

Signos y exámenes

Se debe realizar un examen pélvico en el que se puede observar inflamación de la piel de la vulva, el interior de la vagina y el cuello uterino. Es posible que el médico detecte placas blancas y secas en la pared vaginal.

Un frotis vaginal ( evaluación microscópica de la secreción vaginal) muestra la presencia de Cándida.

Tratamiento

Generalmente la primera incidencia de infección por levaduras debe ser tratada por un médico.

Si posteriormente aparece una segunda infección en la que no cabe duda de que se trata de una infección por levaduras, la persona puede iniciar un autotratamiento con cremas vaginales que no requieren prescripción médica, como el miconazol o el clotrimazol. Si los síntomas persisten, la persona debe ser evaluada por el ginecólogo o por el médico de atención primaria.

El jugo de arándano y el yogurt son dos alimentos que pueden ayudar a prevenir la ocurrencia de infecciones por levaduras y ayudar en su tratamiento.

Los medicamentos para las infecciones vaginales por levaduras están disponibles en cremas/supositorios vaginales o en preparaciones orales, pero el uso de éstas últimas se debe evitar durante el embarazo.

Infecciones Vaginales y Urinarias Expectativas (pronóstico)

Con el tratamiento adecuado los síntomas por lo general desaparecen completamente.

Infecciones Vaginales y Urinarias Complicaciones

Existe la posibilidad de que las infecciones se vuelvan crónicas o recurrentes debido a un tratamiento inadecuado o a una auto-reinfección.

Es posible también que se presente una infección secundaria. Cuando la piel de la vulva ha estado sometida al rascado prolongado o intenso se pueden producir escoriaciones y agrietamientos que facilitan la entrada de infecciones.

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica cuando los síntomas de la infección vaginal por levaduras aparecen por primera vez o cuando no se tiene certeza de que se trate de este tipo de infección. En caso de estar segura de que se trata de una infección por levaduras, se puede recurrir al auto tratamiento con medicamentos que no requieran prescripción médica.

También se debe buscar asistencia médica si la persona observa que los síntomas no responden al auto tratamiento con las cremas vaginales recomendadas o cuando se desarrollan otros síntomas.

Infecciones Vaginales y Urinarias Prevención

Se recomienda evitar la humedad excesiva y persistente en el área genital, usando ropa interior o medias pantalón en materiales como el algodón y evitando el uso de pantalones ajustados. Se debe procurar no permanecer con trajes de baño húmedos o con trajes deportivos durante mucho tiempo y lavarlos después de cada uso.

Actualizado: 2007

Versión en inglés revisada por: Sharon Roseanne Thompson, M.D., M.P.H., Clinical Fellow, Department of Obstetrics & Gynecology, Brigham and Women’s Hospital, Boston, MA. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

[Artículo de la Enciclopedia Médica MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU y los Institutos Nacionales de Salud.]

 

 


Prurito Vaginal

Prurito Vaginal Nombres

Prurito en el área vaginal; prurito vulvar

Definición

Es el prurito en la vagina y en el área circundante (vulva).

Prurito Vaginal Causas comunes

Las causas comunes del prurito vaginal son entre otras:

  • Irritantes químicos: como detergentes y suavizantes de ropa, aerosoles femeninos, ungüentos, cremas, duchas y espumas anticonceptivas o gelatinas.
  • Infección vaginal por levadura: a menudo incluye una secreción blanca y como cuajada. Estas infecciones pueden ser causadas por antibióticos, anticonceptivos orales, embarazo, menstruación, uso de condones, relaciones sexuales, diabetes y debilidad del sistema inmune.
  • Vaginitis: inflamación, picazón, secreción y olor ocasionado por otras infecciones (incluyendo enfermedades de transmisión sexual). La vaginitis es común en las niñas antes de la pubertad. Si una niña pequeña tiene una enfermedad venérea, se debe considerar como abuso sexual y abordarse como tal.
  • Menopausia: la disminución de los niveles de estrógenos provoca un adelgazamiento de la pared vaginal y disminuye la lubricación.
  • Estrés: puede incrementar el prurito vaginal y hace a la mujer más susceptible a las infecciones.

Otras causas posibles pero menos comunes de prurito vaginal o vulvar incluyen:

  • Lombrices intestinales (infección parasitaria que afecta especialmente a los niños)
  • Ciertas condiciones cutáneas de la piel de la vagina, algunas de las cuales pueden ser precancerosas

Prurito Vaginal Cuidados en el hogar

Para ayudar a prevenir y tratar el prurito vaginal se recomienda:

  • mantener el área genital limpia y seca y usar jabones naturales sin perfume.
  • evitar el papel higiénico perfumado o de color y los baños de espuma.
  • usar ropa interior de algodón o medias veladas con entrepierna de algodón. Evitar la ropa interior fabricada con materiales sintéticos. A los bebés y a los niños que empiezan a caminar se les debe cambiar el pañal frecuentemente.
  • cambiarse la ropa húmeda, especialmente trajes de baño o ropa para hacer ejercicio, tan pronto como sea posible.
  • evitar las duchas vaginales y los aerosoles femeninos.
  • tomar yogur con cultivos vivos o tomar tabletas de lactobacillus acidophilus cuando se están tomando antibióticos. Se recomienda consultar con el médico.
  • limpiar o lavar los genitales de adelante hacia atrás (desde la vagina hasta el ano) después de orinar o defecar.
  • bajar de peso, en caso de obesidad.
  • mantener los niveles de azúcar bajo control en caso de ser diabética.

Igualmente se recomienda:

  • evitar rascarse el área afectada, ya que esto sólo empeora el problema.
  • evitar el esfuerzo excesivo, el calor y la sudoración excesiva.
  • posponer la actividad sexual hasta cuando desaparezcan los síntomas o utilizar al menos un lubricante durante las relaciones sexuales.
  • utilizar condones para evitar contagiarse o contagiar enfermedades de transmisión sexual.

Si la persona sabe que el prurito vaginal es ocasionado por una infección vaginal por levadura, ya que los síntomas son los mismos que en el pasado, se recomienda probar las cremas o supositorios vaginales.

Las infecciones vaginales por levaduras no se consideran enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, algunas veces, los hombres desarrollan picazón y enrojecimiento después de la relación sexual, si este es el caso o si existen infecciones recurrentes sin causa clara, se debe consultar con el médico ya que ambos pueden necesitar tratamiento.

Si el prurito vaginal está relacionado con la menopausia, el médico puede recomendar crema vaginal con estrógeno u óvulos vaginales.

A los niños se les debe enseñar a resistir y rechazar cualquier insinuación de contacto sexual por parte de otra persona y a informar cualquier hecho relacionado con esto. Es aconsejable no tratar de retirar ningún objeto extraño que se haya introducido en la vagina y llevar a la niña al médico para extraerle el objeto.

Se debe llamar al médico si

Se debe buscar asistencia médica inmediatamente si la persona:

  • tiene fiebre y dolor abdominal bajo o pélvico.
  • tiene mucha sed o apetito, pérdida de peso sin motivo, aumento en la frecuencia urinaria o fatiga, ya que éstos pueden ser signos de diabetes.

Igualmente, se debe llamar al médico si:

  • los síntomas empeoran o persisten durante más de 1 semana a pesar de las medidas de cuidado personal.
  • se presenta inflamación, sangrado vaginal o secreción poco usuales.
  • la pareja también tiene síntomas o se sospecha de una enfermedad de transmisión sexual.
  • se siente ardor al orinar u otros síntomas urinarios: puede ser una infección en las vías urinarias.
  • se presentan ampollas o úlceras en la vagina o la vulva.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico elabora la historia clínica y lleva a cabo un examen físico incluyendo un examen pélvico.

Algunas de las preguntas de la historia clínica pueden ser:

  • ¿Cuándo comenzó a presentarse el prurito?
  • ¿Se ha presentado antes?
  • ¿El prurito es severo?
  • ¿Limita las actividades diarias?
  • ¿Dónde exactamente se presenta el prurito? ¿En el interior de la vagina o en el área externa de la vagina (vulva)?
  • ¿Con qué frecuencia se baña en la ducha o en la bañera?
  • ¿Utiliza jabón perfumado, papel higiénico de color o perfumado o baños de espuma ?
  • ¿Practica frecuentemente natación o participa en deportes acuáticos? ¿Cambia su ropa inmediatamente después de terminar el ejercicio?
  • ¿Usa ropa interior de algodón o de materiales sintéticos?
  • ¿Usa pantalones ajustados o medias veladas apretadas?
  • ¿Usa duchas vaginales o aerosoles de higiene femenina?
  • ¿Es sexualmente activa? ¿Utiliza algún método anticonceptivo? ¿Cuál?
  • ¿Existe algo que la haga sentirse mejor?
  • ¿Existe algo que empeore la situación?
  • ¿Ha ensayado cremas de venta libre? ¿Cuáles?
  • ¿Presenta otros síntomas como sangrado vaginal, inflamación, erupciones, dificultad o dolor al orinar?
  • ¿Tiene antecedentes personales o familiares de diabetes?
  • ¿Qué medicamentos toma?
  • ¿Cómo han sido sus períodos menstruales? incluyendo preguntas como ¿Qué edad tenía cuando tuvo su primer período? ¿Con qué frecuencia le llega el período?, ¿Cuánto tiempo dura por lo general?
  • ¿Tiene algún tipo de alergias?

Algunos de los exámenes diagnósticos que se pueden realizar son:

  • cultivo y examen microscópico del flujo vaginal
  • frotis de Papanicolaou
  • estudios de orina y de sangre (incluyendo niveles hormonales)
  • biopsias de piel del área de la vagina

Las infecciones por levadura se pueden tratar con medicamentos antimicóticos y para reducir la inflamación, se pueden utilizar cremas o lociones esteroides en la medida de lo necesario. Igualmente, se pueden prescribir ungüentos que contengan hormonas y prescribir benzodiazepinas o antihistamínicos para el alivio durante la noche.

Prurito Vaginal Referencias

Clark LR, Atendido M. Group B streptococcal vaginitis in postpubertal adolescent girls. J Adolesc Health. 2005; 36(5): 437-440.

Edwards L. The diagnosis and treatment of infectious vaginitis. Dermatol Ther. 2004; 17(1): 102-110.

Reid G, Bruce AW. Urogenital infections in women: can probiotics help? Postgrad Med J. 2003; 79(934): 428-432.z

Actualizado: 2007

Versión en inglés revisada por: Jacqueline A. Hart, M.D., Department of Internal Medicine, Newton-Wellesley Hospital, Boston, Ma., and Senior Medical Editor, A.D.A.M., Inc. Previously reviewed by Peter Chen, M.D., Department of Obstetrics & Gynecology, University of Pennsylvania Medical Center, Philadelphia, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network (1/14/2002).
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

[Artículo de la Enciclopedia Médica MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU y los Institutos Nacionales de Salud.]

 

 


Secreción Vaginal

Secreción Vaginal Nombres

Secreciones por la vagina

Secreción Vaginal Definición

Las sustancias secretadas por la  vagina  pueden variar en consistencia (espesas, pastosas, líquidas), en color (claras, turbias) y en olor (normales, inodoras, malolientes).

Secreción Vaginal Consideraciones generales

El hecho de tener alguna cantidad de secreción vaginal es normal, especialmente en mujeres en edad de procrear. Las glándulas en el cuello del útero producen una secreción mucosa clara. Al exponerse al aire, estas secreciones se pueden tornar de un color blanquecino o amarillento, pero todas estas variaciones son normales.

La cantidad de moco producido por las glándulas cervicales varía a lo largo de todo el ciclo menstrual, lo cual es normal y depende de la cantidad de estrógeno que circula por el cuerpo.

Una secreción vaginal que súbitamente cambia de color, olor o consistencia, o aumenta o disminuye significativamente de cantidad, puede ser indicio de un problema subyacente, como  una infección. Si la secreción vaginal anormal se debe a una enfermedad de transmisión sexual (ETS), la(s) pareja(s) probablemente también puede(n) requerir tratamiento.

Secreción Vaginal Causas comunes

Las siguientes situaciones pueden aumentar la cantidad de secreción vaginal normal:

  • Excitación sexual
  • Estrés emocional
  • Ovulación (cuando se produce y se libera un óvulo del ovario en medio del ciclo menstrual)

Estas afecciones pueden llevar a una secreción vaginal anormal:

  • Infección vaginal por levaduras: técnicamente no son una infección, sino levaduras que normalmente viven en la vagina y crecen exageradamente, ocasionando una secreción blanca parecida al queso, acompañada de enrojecimiento y picazón. Las infecciones vaginales por levaduras pueden estar relacionadas con los antibióticos, los anticonceptivos orales u otras pastillas de estrógeno, el embarazo, la diabetes o un sistema inmune debilitado.
  • Vaginosis bacteriana (VB): las bacterias que normalmente viven en la vagina se multiplican en forma exagerada, causando una secreción grisácea y un olor a pescado que empeora después de una relación sexual. Esta afección no se transmite sexualmente.
  • Tricomonas: un parásito transmitido sexualmente que causa una secreción amarillo-grisácea o verdosa con picazón intensa.
  • Otras infecciones y enfermedades de transmisión sexual como clamidia o gonorrea.
  • Un tampón o un objeto extraño olvidado.
  • Cáncer vaginal o de cuello uterino: rara vez es una causa de secreción excesiva.

Cuidados en el hogar

Para ayudar a prevenir y tratar la secreción vaginal:

  • Mantener el área genital limpia y seca.
  • Evitar las duchas vaginales. Si bien muchas mujeres se sienten más limpias si utilizan duchas vaginales después de una menstruación o relación sexual, podría en realidad empeorar la secreción vaginal, ya que esta elimina el recubrimiento bacteriano saludable de la vagina que ayuda a proteger contra infecciones.
  • Utilizar una crema vaginal o un supositorio vaginal de venta libre únicamente si la persona sabe que tiene una infección por levaduras.
  • Tratar de disminuir el estrés.
  • Tomar tabletas de Lactobacillus acidophilus o tomar yogur con cultivos vivos cuando se estén tomando antibióticos para tratar de prevenir una infección por levaduras.
  • Usar condones para evitar contagiarse o diseminar enfermedades de transmisión sexual.
  • Si la persona tiene diabetes, debe mantener un buen control de los niveles de azúcar en sangre.

Si la secreción es causada por una enfermedad de transmisión sexual, la(s) pareja(s) sexual(es) se debe(n) tratar, incluso si no tiene(n) síntomas. La negativa de la pareja sexual a aceptar tratamiento puede causar reinfección continua, que puede conducir a un problema grave como la infertilidad.

Se debe llamar al médico si

Se debe acudir al médico inmediatamente si:

  • La secreción está asociada con dolor abdominal, pélvico o fiebre.
  • La persona ha estado expuesta a un compañero sexual con gonorrea, clamidia u otra enfermedad de transmisión sexual.
  • Se presenta mucha sed o apetito, inexplicable pérdida de peso, aumento en la frecuencia urinaria o fatiga, ya que pueden ser señales de diabetes.

La persona también debe llamar si:

  • La secreción vaginal se presenta en una niña que no ha llegado a la pubertad.
  • Se cree que la secreción puede estar relacionada con un medicamento.
  • El problema empeora o persiste por más de una semana a pesar de las medidas de cuidados caseros.
  • Hay preocupación porque se pueda estar padeciendo una enfermedad de transmisión sexual o no se está seguro de una posible exposición.
  • Tiene ampollas u otras lesiones en la vagina o en la vulva (genitales exteriores).
  • Se presenta sensación de ardor al orinar u otros síntomas urinarios, ya que se puede tener una infección del tracto urinario.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico elabora la historia clínica y realiza un examen físico incluyendo un examen pélvico.

Algunas de las preguntas de la historia médica pueden ser:

  • ¿Cuándo comenzó el cambio o la secreción vaginal anormal?
  • ¿Permanece la secreción constante durante todo el mes?
  • ¿Cuál es la apariencia de la secreción (color y consistencia)?
  • ¿Tiene olor?
  • ¿Siente dolor, picazón o ardor?
  • ¿Tiene su pareja secreción también?
  • ¿Tiene varias parejas sexuales o parejas que no conoce muy bien?
  • ¿Qué tipo de método anticonceptivo utiliza?
  • ¿Usa condones?
  • ¿Hay algo que alivie la secreción?
  • ¿Ha usado cremas que no requieren receta médica? ¿Le han ayudado?
  • ¿Usa duchas vaginales? ¿De qué tipo?
  • ¿Qué otros síntomas están presentes como, dolorabdominalprurito vaginal, fiebre, sangrado vaginal, salpullido (erupción), verrugas genitales u otras lesiones o cambios en la micción como, dificultad o dolor al orinar o sangre en la orina?
  • ¿Qué medicamentos está tomando?
  • ¿Sufre de alguna alergia?
  • ¿Recientemente ha cambiado los detergentes o jabones que se acostumbra utilizar?
  • ¿Acostumbra a usar ropa interior o pantalones muy ajustados?
  • ¿Cuándo se practicó el último frotis de Pap? ¿Alguna vez ha tenido un frotis de Pap anormal?

Los exámenes de diagnóstico que pueden realizarse son:

  • Un cultivo del cuello uterino
  • Examen de una muestra de secreción vaginal bajo el microscopio
  • Un frotis de Pap

El tratamiento depende de la condición subyacente. Es posible que se ordene el uso de supositorios o cremas y se pueden prescribir antibióticos. En los casos difíciles, se puede requerir el uso de medicamentos orales para hongos o tricomonas. Así mismo, la pareja o parejas sexuales también pueden necesitar tratamiento.

Secreción Vaginal Referencias

Anderson M, Karasz A, Friedland S. Are vaginal symptoms ever normal? A review of the literature. MedGenMed. 2004; 6(4): 49.

Melville C, Nandwani R, Bigrigg A, McMahon AD. A comparative study of clinical management strategies for vaginal discharge in family planning and genitourinary medicine settings. J Fam Plann Reprod Health Care. 2005; 31(1): 26-30.

French L, Horton J, Matousek M. Abnormal vaginal discharge: what does and does not work in treating underlying causes. J Fam Pract. 2004; 53(11): 890-894.

Actualizado: 2007

Versión en inglés revisada por: Sharon Roseanne Thompson, M.D., M.P.H., Clinical Fellow, Department of Obstetrics & Gynecology, Brigham and Women’s Hospital, Boston, MA. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

[Artículo de la Enciclopedia Médica MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU y los Institutos Nacionales de Salud.]

 

 


Infección del Tracto Urinario

Infección del Tracto Urinario Nombres

Infección en la vejiga; Cistitis; ITU

Infección del Tracto Urinario Definición

Es una infección que se puede presentar en cualquier parte a lo largo del tracto urinario: los riñones, los uréteres (conductos que llevan la orina desde cada riñón hasta la vejiga), la vejiga o la uretra (el conducto que vacía la orina desde la vejiga hacia fuera). Es muy común que las infecciones afecten el tracto urinario inferior (vejiga y uretra), lo cual se conoce como cistitis.

Infección del Tracto Urinario Causas, incidencia y factores de riesgo

La cistitis, una condición muy común, generalmente es causada por una bacteria que desde el ano se introduce en la uretra y luego en la vejiga. Esto lleva a que se presente inflamación e infección del tracto urinario inferior.

Ciertas personas tienen mayor probabilidad de desarrollar infecciones del tracto urinario. Por ejemplo, las mujeres tienden a desarrollar más este tipo de infecciones debido a que su uretra es más corta y está más cerca del ano. Las personas de edad (especialmente en ancianatos) y las personas con diabetes también desarrollan ITU con más frecuencia.

Además, los siguientes factores de riesgo incrementan las posibilidades de desarrollar una infección del tracto urinario:

  • Embarazo y menopausia
  • Cálculos renales
  • Relación sexual, especialmente si se tienen múltiples compañeros o si se usa el diafragma como método de control natal
  • Próstata agrandada o inflamación de la próstata
  • Estrechamiento de la uretra
  • Inmovilidad (por ejemplo, durante una recuperación de una fractura de cadera)
  • Ingesta inadecuada de líquidos
  • Incontinencia intestinal
  • Cateterización (por ejemplo, la parálisis de la cintrura hacia abajo a menudo requiere un catéter para evacuar la orina, ya que el músculo de la vejiga no funciona apropiadamente)

Algunos niños desarrollan infecciones del tracto urinario. En los niños varones, la edad pico es antes de cumplir el primer año y este tipo de infecciones son mucho más comunes entre los niños varones no circuncidados. En las niñas, la edad pico para las primeras infecciones es a los 3 años, lo cual se superpone con el período de entrenamiento en el uso del baño.

La cistitis en los niños puede ser promovida por anomalías en el tracto urinario. Por lo tanto, los niños que presenten esta condición (especialmente aquellos menores de 5 años) merecen un seguimiento especial para prevenir un daño renal posterior.

Infección del Tracto Urinario Síntomas

Los síntomas de una ITU incluyen:

  • Pesión en la parte inferior de la pelvis
  • Dolor o ardor al orinar
  • Necesidad frecuente o urgente de orinar
  • Necesidad de orinar en la noche
  • Orina turbia
  • Sangre en la orina
  • Olor de la orina fuerte o fétido

Los niños pequeños con infecciones del tracto urinario pueden presentar únicamente fiebre, o incluso pueden ser asintomáticos.

Los síntomas adicionales que pueden estar asociados con esta enfermedad son:

  • Relación sexual dolorosa
  • Dolor de pene
  • Dolor en flanco, vómito o fiebre y escalofríos (lo cual puede ser un signo de compromiso renal)
  • Cambios mentales o confusión (En las personas ancianas, los cambios mentales o la confusión a menudo pueden ser los únicos signos de una infección del tracto urinario. Se debe considerar la posibilidad de su diseminación a la sangre.)

Infección del Tracto Urinario Signos y exámenes

Los exámenes generalmente incluyen la toma de una muestra de orina:

  • Un análisis de orina suele revelar glóbulos blancos (GB) o glóbulos rojos (ver también GR en la orina).
  • Un cultivo de orina (de toma limpia) o espécimen de orina cateterizado que se puede llevar a cabo para determinar el tipo de bacteria presente en la orina y el antibiótico apropiado para el tratamiento.

Infección del Tracto Urinario Exámenes en niños:

Muchos niños con cistitis necesitan estudios imagenológicos especiales para determinar la razón de las infecciones del tracto urinario, dado que muchos de ellos tienen algo anormal en su anatomía que los predisponen a las infecciones; además, debido a que muchas de estas infecciones se pueden prevenir y a que las consecuencias a largo plazo de las infecciones repetitivas del tracto urinario en los niños pueden ser muy graves.

Estos estudios generalmente incluyen tanto el ultrasonido de los riñones como una radiografía durante la micción (llamada cistouretrograma de evacuación o CUGE).

La mayoría de los expertos recomiendan esta evaluación para:

  • Niñas de más de 5 años con 2 o más infecciones del tracto urinario.
  • Todos los niños varones que presenten la primera infección del tracto urinario.
  • Todos los niños que presenten fiebre con la infección del tracto urinario.
  • Todos los niños menores de 5 años que presenten su primera infección del tracto urinario.

Infección del Tracto Urinario Tratamiento

Los casos leves de cistitis se pueden resolver en forma espontánea, incluso sin tratamiento; sin embargo, dado que existe el riesgo de que la infección se extienda hasta los riñones, se suele recomendar un tratamiento con antibióticos, el cual se debe cumplir a cabalidad.

En los niños, la cistitis se debe tratar oportunamente con antibióticos para proteger sus riñones en desarrollo. Asimismo, se recomienda el tratamiento oportuno en las personas de edad, debido a las mayores posibilidades de presentarse complicaciones mortales.

Los antibióticos comúnmente usados incluyen:

  • Nitrofurantoína
  • Cefalosporinas
  • Drogas sulfa (sulfonamidas)
  • Amoxicilina
  • Trimetoprima con sulfametoxazol
  • Doxiciclina (no sedebe usar con menores de 8 años)
  • Quinolona (no se debe usar en niños)

La mayoría de las mujeres adultas que no son personas de edad avanzada solamente necesitan 3 días de antibióticos. Si la infección se ha diseminado a uno de los riñones, es posible que se requiera hospitalización para recibir hidratación y antibióticos a través de una vena.

La ITU crónica o recurrente debe ser tratada con minuciosidad dada la posibilidad de una infección renal. Los antibióticos controlan la infección bacteriana y puede ser necesaria su administración durante largos períodos (hasta entre 6 meses y 2 años) o se pueden necesitar antibióticos más fuertes para episodios de cistitis únicos no complicados.

Se puede recomendar el uso diario de antibióticos de baja dosis para evitar una ITU si se presentan infecciones frecuentes.

Se puede utilizar hidrocloruro de fenozopiridina (piridio) para reducir el ardor y la urgencia asociados con la cistitis. Además, se pueden recomendar medicamentos acidificantes, como el ácido ascórbico para disminuir la concentración de bacterias en la orina.

Si se presenta una anomalía anatómica, se puede recomendar una cirugía para corregir el problema.

Infección del Tracto Urinario Expectativas (pronóstico)

La cistitis es incómoda, pero suele responder bien al tratamiento.

Infección del Tracto Urinario Complicaciones

  • Infección crónica o recurrente del tracto urinario que se define como al menos 2 infecciones en 6 meses o al menos 3 en un año
  • ITU complicada
  • Infección renal

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si el niño o la persona presentan síntomas de una ITU. Asimismo, se debe llamar de inmediato si hay fiebre o escalofrío, dolor en el flanco o en la espalda o vómitos. Estos síntomas sugieren una posible infección renal.

Igualmente se debe llamar al médico si:

  • La persona tiene diabetes o está embarazada.
  • Se presenta secreción del pene o la vagina.
  • Se presenta dolor en el pene o en la vagina o la relación sexual es dolorosa.
  • Se sospecha que un niño haya sido abusado sexualmente.
  • Hay sangre o pus en la orina.
  • Los síntomas regresan poco después del tratamiento con antibióticos.

Infección del Tracto Urinario Prevención

  • Mantener el área genital limpia
  • Limpiarse de adelante hacia atrás
  • Beber mucho líquido
  • Orinar después de la relación sexual
  • Evitar los líquidos que irriten la vejiga, como el alcohol, los jugos de cítricos y la cafeína
  • Tomar jugo de arándano, pero NO si se tienen antecedentes personales o familiares de cálculos renales
  • NO tomar duchas vaginales ni utilizar productos de higiene femenina similares
  • Usar ropa interior

Si la persona es propensa a las infecciones del tracto urinario, el médico puede recomendarle tomar antibióticos con más regularidad para tratar de prevenir la infección. Por ejemplo, tomarlos después de la relación sexual o incluso todos los días.

Referencias

Walsh, PC, ed. Campbells Urology. 8th Ed. Philadelphia, PA: Saunders; 2002.

Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, eds. Rosens Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 5th Ed. St. Louis, MO: Mosby; 2002.

Actualizado: 2007

Versión en inglés revisada por: David R. Knowles, M.D., Scottsdale Urologic Surgeons, Scottsdale, AZ. Review provided by VeriMed Healthcare Network.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

[Artículo de la Enciclopedia Médica MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU y los Institutos Nacionales de Salud.]

AAGL member surgens have met the highest standards of gynecological surgery in the nation. Certified in Robotic Surgery